Adaptarse a los cambios y aprender de los errores según Albert Montagut


periodismo, maría laura martínPR13_MONTAGUT / María Laura Martín

Fe de errores. Una historia de periodistas.
Título: Fe de errores. Una historia de periodistas
Autor: Albert Montagut
Editorial: TEMAS DE HOY, Madrid.
ISBN: 978-84-8460-763-2
480 páginas. 20 euros

Argumento

Fe de errores explica detalladamente cómo entiende Albert Montagut la profesión de periodista. Línea tras línea vamos descubriendo, desde sus primeros contactos con los medios de comunicación, a una persona tenaz, apasionada y valiente. Los errores cometidos no le han paralizado, asumiéndolos ha conseguido salir adelante y evolucionar en su vida. Es un libro escrito para aconsejar desde la experiencia y para dar claves sobre cómo salir adelante en tiempos difíciles, teniendo en cuenta siempre que “una parte esencial de ser periodista es sobrevivir sin perder la ilusión, incluso en los momentos de crisis” (Montagut, 2009:42)


El autor entremezcla sus experiencias laborales y personales con el relato de sucesos impactantes de nuestra historia reciente. Detalla sus reacciones, las de los medios de comunicación y las del entorno ante hechos de considerable calado, como es el caso de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y del 11 de marzo en Madrid, las actuaciones de ETA, los cambios políticos en el gobierno, el 23-F, las Olimpíadas de Barcelona, el Mundial de Fútbol de 1982…
Iniciativa es la palabra que define sus comienzos en el periodismo. Siendo un adolescente envía una carta al director del periódico La Vanguardia en la que denuncia que una taquillera de cine se guardaba las entradas para revenderlas a precios más elevados. Sin llegar a la veintena demostraba que lo que ocurría en su entorno no le era indiferente.
Comienza siendo redactor de la sección de servicios del periódico Catalunya Express, en 1976, cabecera perteneciente al Grupo Mundo. Pasados unos años lo trasladan a los talleres de maquetación e impresión, momento que considera esencial para su formación. El diario cierra cuatro años después, nutriéndolo de experiencias y amistades que le acompañarán en su trayectoria y que él menciona en el libro.
El Periódico representa gran parte de su vida como periodista, donde empezará en la sección de noticias locales, pasando por economía, sucesos y, años después, será director adjunto.
La idea que más resuena en sus palabras es la importancia del reporterismo. Él cita a Martí Gómez, quien dice que ir a los sitios es el único camino por donde avanzar en Periodismo. Esa será la obsesión que le acompañe durante toda su carrera, unida a la de ser corresponsal. Objetivo que alcanzará trabajando para El País, después de muchos años de formarse y adquirir experiencia, lo hará como corresponsal en Washington.
Montagut analiza la puesta en marcha de dos cabeceras, El Mundo de Catalunya y ADN. El autor relata cómo empezaron, cuáles fueron las dificultades y cómo se sortearon, siempre intentando destacar por encima de los competidores por la calidad de los contenidos y por las formas innovadoras.
Finalmente, el periodista explica cómo ve la crisis económica y cómo afecta ésta al sector de la información, centrándose en los periodistas y la relación de los medios de comunicación con los políticos. Además, comparte con los lectores los cambios a los que se deben adaptar los diarios, teniendo en cuenta el mundo global en el que vivimos gracias al auge de Internet y de los avances en materia de tecnología de la comunicación.
Montagut adjunta textos escritos por él, crónicas e informes que sirven de ejemplo de su obra y evolución, por ejemplo, la carta que escribe para La Vanguardia.

Valoración

Con cada página escrita por Albert Montagut comprendo lo que debería ser un periodista: una persona abierta al mundo, nunca alguien sentado en un escritorio transcribiendo, en el mejor de los casos, o copiando una nota de prensa. Más allá del medio de comunicación en el que trabajemos nuestra misión debería ser salir a la calle a ver el mundo con nuestros propios ojos para poder contarlo.
Las experiencias narradas por el autor demuestran que la tenacidad da frutos. Él se obsesiona con aprender inglés y toca todas las puertas necesarias conseguirlo; quiere trabajar en El País y lo logra; piensa que su futuro está en Estados Unidos y, con paciencia y constancia, se gana la oportunidad. Nada le ha sido fácil pero todo posible.
El autor ha sabido contextualizar las diferentes etapas de su carrera con los momentos políticos y sociales de esa época. Esto me ha permitido comprender los porqués de sus preocupaciones y de los cambios que sufría en su vida laboral. En ocasiones ha dispuesto demasiados ejemplos para explicar determinadas situaciones, hasta he visto que algunos ejemplos de sus propias crónicas eran prescindibles y podían añadirse al anexo.
Las cabeceras en las que trabaja a lo largo de su carrera sufren diferentes cambios, en algunos casos impulsados por él: introducción de reportajes diarios como forma de agilizar a un periódico y a sus periodistas; mención de los nombres de las personas fotografiadas en los pies de foto, como forma de acercar el diario a la gente; eliminación de los cuadernillos para imponer el periódico corrido en las ediciones regionales, que le daría singularidad dentro de una cabecera nacional; implantación de “la teoría de los seis elementos” con el fin de crear secciones profundas y de calidad, etc. Me ha parecido interesante que los plasmara porque demuestra que no hay que temer a los cambios y da claves de cómo actuar.
La apuesta que hace por la prensa gratuita es notable. En la actualidad, no es tan clara su rentabilidad, teniendo en cuenta la crisis económica que provoca un descenso en la contratación de publicidad y la caída del número de lectores en la prensa escrita. Si bien, el éxito de estos medios es precisamente su gratuidad unida con la amplia y correcta distribución. La realidad nos muestra que en ciudades, que no son capitales de provincia, estos periódicos no llegan a los ciudadanos, no tanto como en otros años.

El libro ha sido revelador en muchos aspectos, sobre todo para una persona que aún está formándose para desarrollar esta profesión. Muchas veces sentimos miedo de salir a tocar puertas y, aunque pensamos que el no ya lo tenemos, no somos capaces de dar el primer paso.

Citas relevantes
“Números, números, números y… periodismo” (p.19)
“Lo importante no es la firma, sino el privilegio de escribir y publicar” (p.21)
¿Qué es la información? “…todo aquello que pasa y nos sorprende hasta el punto de que creemos que debe ser contado inmediatamente y, si es posible, antes de que lo haga otro” (p.32)
“Esté o no firmada la información por el periodista, éste tiene la responsabilidad de responder de ella. Y es evidente que si la información es veraz, no hay nada que temer” (p.89)
“En los contactos de fuentes únicas hay una regla que debes observar, la de la prudencia” (p.91)
“…no todo lo que se descubre debe elevarse a la categoría de titular” (p.97)
“pensar es importante, y más hacerlo intentando buscar sentido común a las cosas” (p.175)
“La comodidad es un defecto que se acopla a los periodistas y en muchos casos, la experiencia no sólo la evita, sino que la adopta como una medalla por méritos contraídos […] que es evidentemente un error profesional” (p.226)
“La prensa debe ser objetiva, crítica e independiente. Sólo así puede aspirar a cumplir con dos de sus objetivos más importantes: informar puntual y correctamente a la opinión pública y reforzar el sistema democrático” (p.387)
“Los cambios deben hacerse calculada pero abiertamente. Sin miedo. […] Los nuevos periódicos deben tener grandes dosis de apertura informativa, ser globales, en definitiva. Los lectores lo demandan, porque ellos sí aspiran a ser ciudadanos de un mundo global, abierto, urbano y democrático” (p.395)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Laura Martín por María Laura Martín. Guarda el enlace permanente.

Acerca de María Laura Martín

Un poco de Argentina y el resto de España. Quizás lo mejor de allá y lo mejor de aquí, pero sería demasiado fardar o, como se dice por mis pagos, significaría “agrandarme”. Estudié Publicidad con la cabeza en el Periodismo, profesión con la que sueño desde los 12 años. En esos tiempos pensaba sólo en deportes, pero hoy me interesa el contacto con las personas y con sus historias porque creo en el periodista empático, cuestión que pienso esencial para poder realizar este trabajo con ética y respeto hacia el prójimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s