Rompiendo tópicos sobre la crisis del periodismo


PR19_RAMONET / María Laura Martín

periodismo, maría laura martín

Ficha Técnica Título: La explosión del periodismo
Autor: Ignacio Ramonet
Edita: Clave Intelectual. Madrid. Primera edición, mayo, 2011
Materia: Periodismo y comunicación
Traducción: Begoña Moreno-Luque
Número de páginas: 158 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 978-84-9047-0-8
PVP: 15,00 €

Argumento

Ignacio Ramonet, en su libro “La explosión del periodismo. De los medios de masas a la masa de medios”, desgrana cada uno de los problemas que afectan a la profesión periodística, no sólo provocados por la irrupción de Internet, sino también por la globalización económica. Intentar comprender en qué punto se encuentra el periodismo y la búsqueda de algún ‘rayo de sol’ que permita salir adelante son también dos objetivos claves del autor.

El libro está estructurado en siete capítulos, cada uno de los cuales intenta acercarnos un poco a los porqués del caos mediático en el que vivimos. El primero es “Una crisis de identidad”. Explica un cambio de paradigma, antes aquello que decían los periodistas era sagrado y ahora todo es cuestionable. A su vez, muchos de los que antes eran simples lectores, hoy son productores de información.

“La erosión de la credibilidad” es el siguiente capítulo. Es muy interesante poder conocer el intríngulis de la relación entre macroempresas y medios de comunicación y, sobre todo, comprender cómo afecta ésta al desarrollo y la publicación de las noticias. El apartado “Mentirosos compulsivos” describe diversos casos de fraude periodístico. Los porqués de estas mentiras tienen mucho que ver con los poderes políticos.

Buen periodismo nos enseña Ramonet en el capítulo “Innovaciones y éxitos”. Centra su atención nuevos modelos como los conocidos como ‘non proffit news’ o ‘crowfounding’. Asimismo, aunque se trate de una idea innovadora, es preocupante el periodismo de bases de datos, por todo lo que atañe a la protección de datos.

“Wikileaks” es el apartado en el que más se detiene. Explica qué le interesa de esta iniciativa y porqué cree que es útil para la sociedad. Además, analiza una serie de ejemplos que han salido a la luz gracias a la intervención de este grupo.

Tanto el capítulo “¿Hacia que modelo de rentabilidad?“ como “¿Sobrevivirán los diarios?” buscan soluciones a la crisis periodística.

 Valoración y crítica personal

A medida que iba leyendo el libro descubría cosas, me reafirmaba en algunas que ya conocía y me indignaba con otras. Esta indignación, en ocasiones, tiene que ver con mi desacuerdo ante lo que decía el libro y, en otras, porque no podía creer tanta mentira y tanta invención por parte de los medios de comunicación.

En el aspecto económico, cuesta comprender que la solución que han buscado los medios de comunicación para sobrellevar la crisis sea la reducción drástica de personal. ¿Cómo sustentar las bases de un periódico sin el trabajo de periodistas? Parece una acción totalmente contraproducente pero no irreal. La eliminación de aquellos géneros periodísticos que reclaman más recursos económicos, como el reportaje, por ser más incisivos y por profundizar en los temas, deja patente el objetivo de los que controlan los medios de mantener a los lectores desinformados.

No estoy de acuerdo con que las publicaciones hayan abandonado sus líneas editoriales con la finalidad de abarcar a más lectores, por lo menos no lo veo en España. Ramonet plantea esta situación y la compara con el momento en el que no existía internet. El autor argumenta que, antes, la lectura regular de un diario confería al lector una determinada identidad política, sin embargo, ahora intentan “captar lectores de cualquier signo”. Creo que los periódicos de derechas lo siguen siendo, aún más si caben, y lo de izquierdas ‘tres cuartos de lo mismo’. Sin embargo, lo que cambia es que antes las personas sólo adquirían un diario (no compraban todos) y elegían aquel que se asemejaba con su ideología. Hoy, gracias a Internet, podemos leer aquello que nos interesa de cada una de las publicaciones.

La comparación que realiza Ramonet entre las actitudes de la prensa con respecto a los gobiernos latinoamericanos me ha sorprendido. Compara la situación de Cristina Fernández de Kirchner, con la de Evo Morales, con la de Hugo Chávez o con la del depuesto presidente de Honduras. En mi opinión, esa afirmación no está suficientemente fundamentada en el libro.

Citas

–          Ya no actúan como medios de comunicación, sino como auténticos partidos políticos.

–          La globalización –gracias a la web- de la oferta de información, aunque esta sea d pésima calidad, enriquece a los grupos mediáticos y degrada aún más el estatuto del periodista tradicional.

–          El ADN de la información ha cambiado, hay que cambiar el ADN de los periodistas.

–          (A los periodistas) La red les está despojando de su estatus de ‘curas seculares’.

–          En un sistema de información sometido a la dictadura de la urgencia […] pocos periodistas disponen del tiempo necesario para hacer su trabajo de forma concienzuda.

–          Están surgiendo nuevas especialidades híbridas: ‘periodista insitucional’, ‘periodista de empresa’, ‘periodista de relaciones públicas’ […] Semejante mezcla de actividades daña la confianza del público y asesta un duro golpe a la credibilidad del mundo de la información.

–          Existe entre los periodistas una especie de ‘compadreo’ lleno de complicidad y confabulaciones […] Forman, en complicidad con los responsables políticos, una especie de corte frívola y mundana, donde se hacen la pelota los unos a los otros con conmovedora atención en la esperanza de obtener a cambio algún favor.

–          Los medios de comunicación dominantes constituyen en la actualidad un grave problema para la democracia. Ya no contribuyen a ampliar el campo democrático sino que se empeñan en restringirlo y minarlo.

–          Ante los medios de comunicación y las compañías de las industrias culturales vendían información o entretenimiento a los ciudadanos. Ahora, prefieren vender ciudadanos a los anunciantes.

–          Los periódicos que no han traicionado a sus lectores y han sabido conservar su credibilidad y mantener su exigencia de calidad, no sufren ninguna amenaza de extinción. No desaparecerán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s