Gabilondo, pasado y presente del periodismo


       

 PR20_GABILONDO / Emilio José Martínez Salazar

Ficha Técnica

Título: El fin de una época. Sobre el oficio de contar las cosas

Autor: Iñaki Gabilondo                                

Editorial: Barril & Barral

Número de páginas: 174

Precio: 8,98 €

Argumento

Iñaki Gabilondo (San Sebastian, 1942) presenta en su tercer libro –tras “Testigo de la historia” y “Verdades como puños”sus impresiones sobre el estado actual del periodismo.

El libro, dedicado al estudiante y profesional de la información, contiene, por un lado, argumentos críticos que refuerzan su idea de que el periodismo no atraviesa un buen momento. Por otro lado, también aporta consejos que pueden ser del interés del lector.

CONSEJOS Respecto a esto último, Gabilondo introduce varios conceptos útiles como son las 4 ces como juegos de la acción, consistentes en: Conocer por dónde ha llegado la noticia; Confirmar la veracidad de la misma; Comprender nosotros previamente lo que pasa; Contar, arte que para él está desacreditado.

Asimismo, el exdirector del programa Hoy por Hoy da a conocer su teoría de “la segunda voz”, que quiere decir que el periodista no debería ser el protagonista de la noticia, sino la persona que transmite lo que pasa en “la primera voz”, o sea, en la vida. Y pone como ejemplo negativo al director de El Mundo, del cual asegura que su afán de protagonismo le ha privado de ser el mejor periodista del país. A Pedro J. Ramírez también le achaca una carencia de “autocrítica”.

A este respecto, no duda en calificar de “apóstoles de la catástrofe”, con un “pensamiento ultraderechista”, al Grupo Intereconomía y al propio Jiménez Losantos, del cual asegura que inició una batalla contra su persona por una merca cuestión de ganar más dinero. Aún así también tiene palabras elogiosas hacia otros periodistas de la talla de Kapuscinski, Manu Leguineche o Evaristo Canete.

Otro de los conceptos que introduce es el de la parábola de Schopenhauer de los puercoespines, para referirse al acercamiento del periodista a los poderes públicos, a los que asegura que debemos aproximarnos para obtener información, “pero nunca te acerques tanto como para pincharte”.

Podemos enlazar esta aportación con otro pasaje del libro en el que Gabilondo reconoce tener una opinión próxima al PSOE y sus simpatizantes, pero aclara que no está comprometido con esta formación porque eso significaría su perdición. También reconoce sin tapujos que no comparte nada con el Partido Popular.

Los estudiantes de periodismo tenemos más consejos del exlocutor de radio. Nos aconseja que “viajemos” en el sentido de que debemos conocer el entorno en el que nos movemos cada día y no dejar de leer, para que seamos conscientes de que existen un mundo fuera de nuestro mundo. Por ello, prioriza esto a la tendencia que hay en la actualidad de cursar varios masters tras la licenciatura.

No debemos olvidar que una de sus aportaciones más interesantes tiene que ver con lo que Gabilondo considera dos claves: el oyente y el trabajo en equipo. Del primero dice que no sólo basta con saber que está sino que también hay que tener conciencia de su presencia. Del trabajo en equipo dedica muchos elogios a aquellos que sin ser los que difunden la noticia –como era su caso en la Cadena Ser, desarrollan una buena labor informativa.

LA PROFESIÓN Además de estas lecciones, el periodista del grupo Prisa analiza la profesión periodística, de la cual asegura que existen varios tipos de periodismo, algunos criticables y otros admirables. Pero que él entiende que el “ideal” es el de una vida entregada a ser “testigo”. Por ese motivo, rechaza el papel que juegan los gabinetes de prensa de las instituciones, que envían su información a las redacciones y éstas se evitan de investigar lo que está pasando. Por supuesto, se muestra contrario a las ruedas de prensa sin preguntas, tan frecuentes hoy en día.

Asimismo, dice que el periodismo “idealizado” ha dejado de tener peso porque se ha dejado llevar por las presiones económicas de las empresas periodísticas, con la cuales se muestra muy crítico  al creer que parte de los problemas de esta profesión se derivan a raíz de la obsesión monetaria que muestran.

Gabilondo, en su disección sobre el estado actual de las cosas, arremete contra todas las empresas periodísticas, y, con especial énfasis contra Telecinco, a la que no nombra pero que asegura que es “poco noble”. Cree que ahora en la televisión únicamente tiene cabida el espectáculo, y que las personas que trabajan en esas cadenas buscan el camino fácil para llegar al sueldo fácil, cosa que el rechaza con rotundidad.

EL FUTURO Sobre el futuro del periodismo, Gabilondo mantiene, en ocasiones, un optimismo moderado porque entiende que siempre que haya gente con ganas de saber qué está pasando, existirá el periodismo. En otras ocasiones lamenta sentirse “preocupado e inquieto” debido a la mala praxis del día a día. También aboga, con una fuerte carga melancólica, por una vuelta a esa forma de hacer periodismo del pasado.

Sobre el periodismo ciudadano surgido a raíz de Internet vaticina que no tendrá futuro sino se empiezan a establecer unos resortes que aporten rigor y credibilidad a la información. Gabilondo apuesta claramente por convertir los actuales medios gratuitos online en modelos de pago para “garantizar los valores”.

El título “El fin de una época” cobra sentido al final del libro, cuando Gabilondo, con grandes dosis de pesimismo y extenuación, asume que los tiempos han cambiado y que, ante el nuevo panorama periodístico –en el que Internet tiene mucho que decir-, él se echa a un lado. Sus últimas palabras contienen el aliento suficiente para reivindicar la calidad periodística.

Crítica

Sin duda, se trata de un libro único para aquel que quiera saber más sobre esta profesión. Los consejos que aporta y, sobre todo, la experiencia que muestra en cada palabra lo convierten en muy recomendable.

Aún así, hay aspectos que considero incongruentes o criticables. Para empezar, se trata de un texto que da la impresión que ha sido escrito con una clara intención didáctica pero que inevitablemente cae en la depresión. Si pretende animar a los futuros o precarios periodistas no lo consigue porque el libro adolece del ánimo suficiente.

Tengo la sensación de que el autor, al auscultar el estado actual del periodismo, se intenta mostrar optimista pero acaba diagnosticándole el coma sin saber si será irreversible. De hecho, el propio Gabilondo confiesa en un capítulo que se siente incapaz de vislumbrar un futuro mejor.

También me ha llamado la atención que Gabilondo se considere a si mismo un periodista responsable que ejerce con rigor la teoría de “la segunda voz” frente a otros como Pedro J. Ramírez que la incumplen. Esperaba en esta obra una mínima autocrítica, que seguro que la tiene porque no hace mucho dijo en una entrevista que reconoce haber instigado mucho a Aznar en su etapa de presidente.

En otro capítulo, cuando asegura que “el periodismo te puede hacer polvo” me ha venido a la memoria cuando la Cadena Ser, en una maniobra descaradamente política, acusó al líder de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, de no haber pagado la reforma de su cocina, a lo que éste tuvo que presentar su dimisión. Se dio la circunstancia de que Pla acababa de perder las elecciones y un sector del PSOE llevaba un tiempo pidiendo su cabeza. Otro ejemplo de falta de autocrítica.

Agradezco personalmente que Iñaki se atreva a mencionar su affair con el Losantos de la Cope porque yo, como tantos millones de espectadores, asistimos atónitos a esa dialéctica guerracivilista que el locutor de la cadena católica presentaba cada día contra el periodista de la Ser. A ese respecto, y tras leer la opinión en el libro de Gabilondo, me reafirmo en la opinión de que, de esa “guerra”, salió él como vencedor, por no entrar en el juego; y Losantos como perdedor, por dejar sacar a pasear cada mañana su bilis.

Para aquellos interesados en conflictos “mediáticos”, como trata el libro de Gabilondo, el blog de José María Izquierdo, EL OJO IZQUIERDO, actúa de azote de las barbaridades de la (ultra)derecha mediática.

Citas

  1. “El problema es que, en poco tiempo, el periodista ha pasado de creerse un liberado de la sociedad para vigilar al poder a creerse un liberado del poder para vigilar a la sociedad”.
  2. “A un joven periodista le invitaría a que se cuestionara todo lo que le están contando, porque puede haber otras maneras de seleccionar una noticia”.
  3. “En lugar de centrarse en su papel de difusor de un determinado mundo de valores y pensamientos, el periodismo está siendo desbordado por la lógica económica”.
  4. “El periodismo no está en su mejor momento para dar cabida a la reflexión ni para tratar de actuar con justicia”.
  5. “Se llaman periodistas los que se sientan alrededor de una mesa para preguntarle con quién se acostó su novio, que era torero”.
  6. “Lo que permite a un periodista sobrevivir en el mundo de hoy no es aprender muchas lenguas, sino conocer cuáles son los distintos idiomas de la sensibilidad de la vida”.
  7. “Pedro J. Ramírez hubiera podido ser el mejor periodista del país si se hubiera dedica a este oficio, pero se ha dedicado a otro: al oficio de querer mandar sin presentarse a las elecciones”.
  8. “Siempre he preferido tener un poco menos de información y en cambio un poco más de independencia que un poco más de información y un poco menos de libertad”.
  9. “Yo me puedo sentir comprometido con aquellos que me sigan porque creen que tengo una mirada progresista sobre la realidad, pero nunca me comprometería con los que pensaran que debo ofrecer la interpretación socialista de la realidad”.
  10. “La materia prima del carpintero es la madera y la del periodista son los otros, las personas”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s